ENFERMERAS PERU, Peruanas, Atencion de pacientes , medicina peruana TICOM S.R.L Hosting peru, alojamiento web peru, diseño web perú, paginas web peru, dominios peru
Enfermeras Peruanas
Haz click aquí Contáctenos:  Cel. 962667241 - 7943597 -  RPM #143042   Email: informes@enfermerasperu.com
CUIDADO DEL PACIENTE EN EL DOMICILIO TICOM S.R.L Hosting peru, alojamiento web peru, diseño web perú, paginas web peru, dominios peru
CUIDADOS EN ENFERMERIA
Cuidado de pacientes ancianos
Cuidado de niños
Cuidado de pacientes postrados en cama
Cuidado de pacientes a domicilio
Cuidado de pacientes con sonda nasogástrica
Cuidado de pacientes con sonda vesical
Cuidado de pacientes con sonda de gastrostomía
Cuidado de pacientes con escaras o ulceras por presión
Cuidado de pacientes con presión arterial alta
Cuidado de pacientes diabeticos
Cuidado de pacientes asmático

TU ENFERMERA EN RED

NOTICIAS
La Gripe Porcina
La Gripe Aviar
La tuberculosis en el Perú y el mundo
El SIDA en el Perú
La Influenza
VIDEOS EN SALUD
Inyectable intramuscular
Inyectable endovenoso
Colocación de sonda nasogástrica
Curación de UPP
Colocacion de insulina
Colocacion de sonda vesical
Reanimacion Cardiopulmonar
Cambio de bolsa de colostomia
CONSEJOS EN SALUD
Fiebre en Niños
Estreñimiento en Niños
Estimulación temprana
Terapia respiratoria en el adulto mayor postrado
Prevención de las infecciones urinarias en el adulto mayor
¿Cómo se realiza la aspiracion de secreciones por traqueostomia?

 

CUIDADO DEL PACIENTE EN DOMICLIO

NUTRICION EN UNA GESTANTE


IMPORTANCIA DE LA NUTRICION EN EL EMBARAZO

El estado nutricional de la mujer embarazada influye en el resultado final de su embarazo. Es en especial cierto en cuanto al peso de su lactante al nacer, un factor que tiene relación estrecha con la mortalidad del mismo.

Por lo tanto, un estado adecuado de nutrición, antes, durante y después del embarazo, contribuye al bienestar tanto de la madre como de su recién nacido.

Se ha visto que las mujeres con peso bajo o que aumentan muy poco durante el embarazo tienen claramente más posibilidades de tener hijos de bajo peso al nacer, partos pretérmino o lactantes con Apgar bajos. Hay estudios que relacionan el peso previo al embarazo con el tamaño de la placenta, por lo que está recomendado en estas mujeres de peso bajo que lo incrementen antes del comienzo de la gestación.

La National Academy of Sciences de Estados Unidos recomienda un aumento de peso de 12,5 a 17,5 Kg en mujeres de peso normal, 14 a 20 Kg en mujeres con peso previo bajo, y de 7.5 a 12 Kg en mujeres con sobrepeso anterior, si bien, la mayoría de los autores no recomiendan un incremento ponderal superior a 13 Kg para mujeres con peso previo normal.

Aunque las mujeres obesas corren mayor riesgo de sufrir ciertas complicaciones médicas, no es aconsejable que inicien su dieta durante el embarazo, ya que podrían reducir no sólo calorías, sino nutrientes importantes para el desarrollo del feto, a no ser en el caso de una estricta supervisión por parte del tocólogo y/o la matrona.

Durante el primer trimestre, el aumento esperado es de, aproximadamente, 1,4 a 1,8 Kg, y después de 450 gr a la semana. El aumento en los tres primeros meses se debe casi en su totalidad al crecimiento de los tejidos maternos; en el segundo trimestre, este incremento ponderal también es debido (a parte del crecimiento tisular de la madre) al tejido fetal; mientras que en el último trimestre, se debe al crecimiento del feto. Desde el tercer mes hasta el término el peso fetal aumenta cerca de 500 veces.

En resumen: no podemos olvidar que el embarazo constituye un período fisiológico en la vida de una mujer, y se debe tratar como tal, pero las necesidades nutricionales aumentan y es preciso ser muy cuidadosos con la dieta para asegurar que se cubren dichos requerimientos. A la hora de establecer cualquier pauta de alimentación, no nos podemos olvidar de las costumbres y hábitos nutritivos previos de la embarazada, ya que van a condicionar en gran medida la consecución de los objetivos dietéticos.

NECESIDADES NUTRICIONALES DURANTE EL EMBARAZO

El embarazo es una época de crecimiento y necesidades adicionales de nutrientes. Es difícil elegir estándares apropiados para valorar el estado nutricional y las necesidades durante la gestación.

El aumento del volumen del plasma, con los consiguientes valores séricos bajos de algunos nutrientes por hemodilución, y la tendencia del sistema nefrourinario a eliminarlos en cantidades mayores origina valores que se juzgarían como deficientes si se observasen en una mujer no grávida.

Además, si bien es cierto que las necesidades aumentan en todas las mujeres embarazadas, el grado de este incremento depende de la edad, paridad, y, como ya hemos visto, del estado de nutrición preconcepcional.

No nos podemos olvidar tampoco de las substancias de consumo común que deben evitarse en el embarazo, como son el alcohol y la cafeína. Si bien de la cafeína no está demostrado el efecto teratógeno en humanos (que sí está demostrado en ratas), si que está el hecho de mayor pérdida de la reproducción, complicaciones en el embarazo, y bajo peso al nacer. Con respecto al alcohol, está bien descrito en la literatura el síndrome del alcoholismo fetal, que cursa con falta de crecimiento prenatal y postnatal, retraso del desarrollo, microcefalia, alteraciones oculares que incluyen pliegue epicántico, anormalidades faciales y de las articulaciones esqueléticas.

Energía

Durante el embarazo se requiere energía adicional para sostener las necesidades metabólicas de la gestación y el crecimiento fetal. Aunque es difícil especificar necesidades de energía precisas (ya que varían con el peso anterior al embarazo, la cantidad y composición del aumento de peso, la etapa de la gestación y el grado de actividad), se recomienda que se adicionen unas 300 Kcal / día, sugiriéndose que, a menos que las reservas corporales estén agotadas al inicio del embarazo, este incremento calórico sólo debe añadirse en el segundo y tercer trimestre (US-NRC-RDA).

Hidratos de carbono

Deben ser el vehículo de aumento de energía del que hablábamos. En la dieta tienen que estar presentes en unos 300 gr. por día, constituyendo un 55 - 60 % de la energía total. Es importante que este aporte se lleve a cabo con carbohidratos complejos de lenta absorción para minimizar el riesgo de diabetes gestacional. Dentro de los hidratos de carbono incluimos la fibra alimentaria en bastante cantidad, ya que es muy necesaria para evitar el problema del estreñimiento que es tan frecuente en el embarazo.

Lípidos

Existe una tendencia general al exceso de ingesta de grasas, fuente de energía muy concentrada, por lo que se debe limitar su uso durante la gestación. No debemos olvidar que los lípidos en el organismo tienen distintas funciones además de la energética. Los ácidos grasos esenciales (aquellos que no se pueden sintetizar en el organismo y dependen de la dieta: ác. linoléico y linolénico) y sus derivados de cadena larga son componentes indispensables de la estructura y el funcionamiento de las membranas celulares. Estos ácidos grasos (sobre todo el linolénico) son imprescindibles para la construcción y el desarrollo de las estructuras cerebrales del feto. Esta necesidad se hace aun más patente en los neonatos pretérmino y en el proceso de lactancia materna, ya que el sistema enzimático del neonato es inmaduro incluso en los primeros tiempos de vida extrauterina. En la práctica podemos asegurar su aporte durante la gestación con la ingesta de pescado, especialmente azul.

ÁCIDOS GRASOS INSATURADOS
Dentro de esta clasificación entran los ácidos monoinsaturados y los poliinsaturados. Estos provienen en general del reino vegetal (a excepción del pescado que es muy rico en poliinsaturados) son líquidos a la temperatura ambiente y su consumo está asociada con mayores niveles de colesterol bueno.

Aceites, frutos secos, pescado

ÁCIDOS GRASOS SATURADOS
Químicamente, todos los átomos de carbono (menos el átomo terminal) están unidos a dos átomos de hidrógeno, es decir, que están “saturados” de hidrógeno. Este tipo de grasas provienen del reino animal - excepto el aceite de coco y el de cacao- y son sólidas a temperatura ambiente. Su consumo está. relacionado con un aumento del colesterol sanguíneo y con la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Nata, mantequilla, lácteos, carnes grasas y derivados, vísceras y repostería industrial.

 

Proteínas

Las proteínas son materiales esenciales para el desarrollo de nuevas células para el cuerpo de la mujer y para el crecimiento del feto. La eficacia de la utilización de proteínas en mujeres embarazadas es de un 70%, igual que la que se observa en lactantes. Las necesidades también son variables, y aumentan a medida que prosigue el embarazo, con mayores demandas en el segundo y tercer trimestre. En general, se recomienda un incremento de 10 gr. / día la ingesta de proteínas, además de los 50 gr./ día recomendados para el resto de la población. Es fácil pensar que en nuestra sociedad resulta sencillo efectuar dicha ingesta diaria, pero hay que tener en cuenta que las condiciones socioeconómicas (las proteínas de alto valor biológico <carne, huevos... > son relativamente caras para ciertos grupos de población), y algunos hábitos (dietas vegetarianas...) y patologías (anorexia nerviosa, bulimia...) de la gestante pueden impedirlo

Algunos ejemplos de alimentos y su contenido en proteínas:
Gelatina 84,2 %
Jamón Serrano Ibérico 43,4 %
Queso Parmesano 39,6 %
Queso manchego curado 37,6 %
Harina de Soja 37,1 %
Queso semigraso 36,5 %
Yema de huevo desecada 32,0 %

Pero no todas las proteínas son iguales para el ser humano, las hay de mayor o menor "valor biológico", dependiendo de la cantidad de aminoácidos que aporten.
Por ejemplo: la albúmina de la clara de huevo es rica en aminoácidos esenciales ya que contiene los ocho que no sintetiza el organismo en la edad adulta y en cantidades óptimas.
Las proteínas animales tienen un elevado valor biológico, al contrario que las vegetales, que casi todas son limitantes en metionina (leguminosas), lisina o en triptófano (maíz).

Las proteínas más completas de todas son las de la leche y los huevos y, en menor grado, las de carnes y pescados.
Mientras que las proteínas de los cereales son de calidad media

Vitaminas

Debe aumentarse la ingestión de vitaminas en la dieta de la embarazada, especialmente de vitaminas A, C, D y ácido fólico. La vitamina C es necesaria para la formación de colágeno, y es imprescindible para el desarrollo de los tejidos conectivos y vascular. Se recomiendan 10 mg / día adicionales en las embarazadas, pero no se ha llegado a demostrar que la carencia de esta vitamina afecte a la evolución o resultado final del embarazo. La vitamina D sirve para la absorción del hierro y para el aprovechamiento del calcio y el fósforo por el organismo para la formación de huesos. La vitamina A es esencial para el desarrollo celular, formación de dientes y desarrollo óseo, también es importante para el crecimiento del feto. No obstante está comprobada la teratogeneicidad del consumo excesivo de vitamina A.

Acido fólico

La carencia de ácido fólico se caracteriza por una disminución del índice de síntesis de DNA y de la actividad mitótica de células individuales. Se presenta anemia megaloblástica, por lo general durante el tercer trimestre. Además, es ampliamente conocido el dato de la relación establecida entre la carencia de ácido fólico en los meses previos a la gestación y en especial durante el primer trimestre de la misma, y la aparición de defectos del tubo neural (anencefalia, encefalocele, mielomeningocele...) en el feto

ALIEMNTOS RICOS EN ACIDO FOLICO

.

Minerales

Los minerales que deben aumentarse durante el embarazo son el calcio y el hierro, ya que otros minerales, como por ejemplo el fósforo, se encuentran en una variedad de alimentos tal que rara vez hay deficiencia.

Calcio: Las mujeres embarazadas presentan constantemente grandes ajustes en el metabolismo del calcio, en gran parte por influencia de factores hormonales. El efecto neto de estos cambios, anteriores a la mineralización del esqueleto fetal, es promover la retención progresiva de calcio para satisfacer el incremento cada vez mayor de las demandas del esqueleto fetal para la mineralización. La hipercalcemia fetal y los ajustes endocrinos subsecuentes estimulan finalmente el proceso de mineralización. Durante el embarazo se acumulan unos 30 gr. de calcio, 25 de ellos en el esqueleto fetal, y los otros 5 en el materno, como reserva para la lactancia. Por lo tanto, se recomiendan unos 400 mg adicionales de calcio, frente a los 800 mg que necesitaría una mujer adulta no grávida.

Factores que están implicados en la asimilación del Calcio para fortelecer los huesos:

Aparte de ingerir alimentos ricos en Calcio es importante su asimilación, para lo que es imprescindible realizar ejercicio físico acorde a sus preferencias y condición física.

Alimentos ricos en calcio:
  1. Lácteos y sus derivados. A través del yogurt se asimila mejor el calcio que a través de la leche.
  2. Chanquetes, morrallas y pescados comidos enteros.
  3. Salmón enlatado.
  4. Queso parmesano, queso de bola.
  5. Queso emmental, queso manchego.
  6. Ostras.
  7. Uva negra.
  8. Breca, la breca también se la conoce como pagel o garapello.
  9. Legumbres.
  10. Verduras de hoja verde, como espinaca, mostaza y col rizada.

 

Hierro: Un incremento notable del volumen sanguíneo materno durante el embarazo aumenta considerablemente la demanda de este mineral. En concordancia con la disponibilidad de este mineral, sea de la diera o por complementos, el volumen total de los eritrocitos aumenta de un 20 a un 30 %. Una médula ósea activa puede utilizar 500 mg de hierro elemental durante el embarazo. En total, la mujer embarazada debe tener entre 700 y 800 mg de hierro adicionales, que en su mayor parte se requieren durante la última mitad del embarazo, cuando son mayores las demandas maternas y fetales. Promediadas durante todo el embarazo, corresponden a un incremento diario de 15 mg de hierro, lo que nos lleva a 30 mg / día frente a los 15 de una no-gestante.

 

Alimentos ricos en hierro son en un sentido amplio:
Legumbres, cereales, carnes y pescados.

Algunos ejemplos concretos:
Cereales integrales.
Berberechos al natural.
Almejas, berberechos y similares en conserva.
Mejillones.
Higado
Sangrecita
Espinaca
El vaso
Copos tostados de arroz y trigo.
Levadura seca de cerveza, se puede tomar con yogurt, y comprar en herboristerias.

MENU PRINCIPAL

1. Ovulacion en la mujer
2. Infertilidad en la mujer
3. Fecundación
4. Cambios fisiologicos y psicologicos en una mujer embarazada

5. El embarazo paso a paso

6.El sueño durante el embarazo

 

Hosting peru, alojamiento web peru, diseño web perú, paginas web peru, dominios peru
MANUALES
Cardiología

Dermatología

Gastroenterología

Ginecología
Neumología
Shock trauma
Endocrinología
Geriatría
Pediatría
Urología
Cuidados de enfermeria
Medicamentos
 Temas para tecnicos
Temas Generales
 
CLINICAS DE LIMA
CLINICAS DE PROVINCIA
HOSPITALES DE LIMA
HOSPITALES DE PROVINCIA
TELEFONOS DE EMERGENCIA
 
CURSOS Y CONFERENCIAS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

Hosting peru, alojamiento web peru, diseño web perú, paginas web peru, dominios peru